Un doctor obtiene maravillosos resultados escuchando a sus consultantes

Si eres estudiante de medicina, médico o consultante, esto es para ti.

En mi opinión hay dos clases de médico: aquél o aquella que quiere curar realmente y aquél o aquella que desea trabajar, ganar dinero e irse a casa. Y hay dos clases de consultante: aquél o aquella que desea sanar realmente y aquél o aquella que por raro que parezca, necesita de la enfermedad para «vivir».

Sigue leyendo

Ella quería saber porqué él eligió suicidarse

En mi muro de Facebook, una mujer me escribe:

Buenos días. Quisiera saber ¿Porqué mi hijo de 45 años tomó la decisión de quitarse la vida?. Me siento con mucho dolor. Busco el motivo y no lo encuentro quisiera que usted me diera por lo menos una explicación.

Mi respuesta:

Sigue leyendo

La Divinidad es única para cada quien

Hace algún tiempo en mi taller de Relaciones, incluí un capitulo llamado así, como el título de esta entrada: «Dios ha muerto», haciendo referencia a una polémica frase de Nietzsche y su significado. Pero dentro del grupo había una mujer católica muy religiosa y apegada a sus creencias. Y pese al extraordinario contenido del taller, ella se retiró indignada del mismo, por el supuesto insulto de Nietzsche (y mío) a Dios.

Yo lo entendí. Creo que si hubiera estado en su lugar habría pensado igual.

Sigue leyendo

Infidelidad y adulterio

Respuesta a un lector:

Hola Vivi, soy Rafael. Tengo tu audio de 30 minutos, Borrando Memorias, lo he escuchado por dos días. Necesito toda la ayuda del mundo. En resumen te cuento por lo que estoy pasando: «Tengo 48 años de edad, segundo matrimonio. Mi divorcio fue por infidelidad, la encontré con un amigo en mi casa, en mi cama, después de 7 años de casados. Te puedes imaginar lo que eso causó y grabó en mi subconsciente…

Sigue leyendo

Tú no elegiste a tu amor

Hace algún tiempo publiqué una hermosa frase de Pedro Prado (escritor chileno) que dice:

«Nadie escoge su amor, nadie el momento, ni el sitio, ni la edad, ni la persona…»

Y lo hice porque siempre me gustó cómo en un par de renglones, el autor le quitaba el velo de los ojos a los seres humanos listos, revelando una gran verdad que, viéndola de cerca y leyéndola con el corazón podría ponernos en paz con la vida definitivamente.

Sigue leyendo

A los que se quedan (San Agustín)

Amada lectora:

Que siempre tengas cerca de ti, las palabras que te conforten y que te den paz en horas difíciles, en momentos de dolor. Que sientas la respuesta a tus plegarias. Que jamás te falte la llave que abre tu corazón al amor, la que te lleva a mundos llenos de sol. Que siempre sepas que la voz que te habla proviene de Dios.

Y así es.

He guardado este texto de San Agustín para ti:

Sigue leyendo

Los barcos están seguros en el puerto, pero no fueron construidos para eso.

De nuevo me encontré con esta frase cuya autoría ignoro:

Los barcos están seguros en el puerto, pero no fueron construidos para eso.

Qué hermosas palabras, qué gran verdad y qué reto para los seres humanos que de algún modo somos como barcos atados por poco o mucho tiempo al muelle. Barcos que observan que de repente, un viento lejano desata los nudos para impulsarle hacia aguas profundas, hacia horizontes desconocidos, hacia mareas altas.

Sigue leyendo

Permite que el amor desate los nudos por ti

Una de las razones que más limita la medicina occidental tradicional es el ignorar las emociones/recuerdos como causa de un malestar o enfermedad. En lugar de preguntar: ¿Se ha tomado las pastillas? ¿Está comiendo saludablemente? ¿Está tomando dos litros de agua al día?  O ¿Está usted haciendo ejercicio? Es más humano preguntar: ¿Con quién ha discutido últimamente? ¿Qué es lo que le mantiene tan dolida, enojada o temerosa? ¿Algún recuerdo doloroso que se resiste a marcharse? ¿De qué siente culpa?. La razón de esto es que quien consulta necesita hablar con alguien, sentirse escuchad@ (por no mencionarte un abrazo), más que tomarse varios cartones de pastillas.

Sigue leyendo

Corregir el error

Usualmente no discuto percepciones. No tiene sentido. La vida es demasiado clara y te dice: Si crees que palabras de amor pueden hacer un cambio favorable en tu vida, así es. Y si crees que esto es mentira, también así es. En pocas palabras, no hay bronca.

Me he encontrado con personas que rechazan tajantemente la posibilidad de sanar a través de palabras amorosas o de sentimientos como la gratitud. Sin embargo puedo entender lo que sucede en su interior, que básicamente consiste en que ven al mundo, a las situaciones o a las enfermedades como cosas, y no como lo que son: pensamientos.

Sigue leyendo