Las 6 creencias que la llevaron a saborear el éxito

Comienzo diciéndote que no se trata de tener dinero. Si ya llevas algún tiempo leyéndome sabes que no creo en la existencia del éxito, ni en la del fracaso, tal como se conocen, porque en la vida todo es relativo. De hecho, me identifico con la frase de Borges que dice: «El éxito y el fracaso son dos impostores».

Es más, déjame te cuento algo que explique un poco mi teoría:

Sigue leyendo

4 Reglas de una buena venta

De alguna manera, todas las cosas que se muestran están en venta. O sea, son susceptibles de ser adquiridas, compradas, asumidas o recibidas. Esto incluye a los seres humanos. Guardando las proporciones y comprendiendo el sentido más altruista de la palabra vender, nosotros nos vendemos (entregamos) cada vez que opinamos, exponemos, expresamos, etc. Y la idea es mostrar el bien, servicio o producto de manera que sea justa a nivel personal, para que de inmediato pase a ser justa por quien lo adquiere.

Sigue leyendo

¿Se ha de cobrar el trabajo espiritual? Parte 2

Nota importante: Antes de leer esta entrada por favor lee la anterior, así llevarás la secuencia.

La palabra marketing la hemos tomado prestada del idioma inglés y traducida a nuestro idioma significa mercadeo. Desarrollar un buen sistema de mercadeo consiste en aprender el arte de intercambiar bienes o servicios por dinero o por lo que se considere conveniente. Este mercadeo puede considerarse exitoso cuando el vendedor es consciente de la valía de su producto y cuando esto está en equilibrio con la opinión de un gran porcentaje de sus compradores.

Sigue leyendo

¿Se ha de cobrar el trabajo espiritual? Parte 1

Hace mucho tiempo, una mujer comentaba que se encontraba triste y confundida porque había sido bloqueada de una página en la cual se quejó por la forma en la que se hace referencia a ciertas meditaciones en venta y a su elevado costo económico en comparación con el servicio que se presta. Y justo ahora que escribo esto me doy cuenta de que no cabe duda de la perfección que existe en lo incomprensible y en el hecho de que ella atravesara por esta experiencia, ya que de todo eso se valió este texto para poder nacer. Desde este punto de vista, no me queda más opción que darle las gracias y pedirle que lea con su corazón mis palabras.

Sigue leyendo