Shanti Nilaya

Sé que no soy la persona indicada para escribir sobre la muerte por muchas razones, y porque además creo que la muerte no existe como se piensa; pero si las palabras que tienen que ser escritas por mí, no llegan a salir, entonces ¿Qué sería de ellas? ¿A dónde irían? ¿A quién enseñarían a vivir una de las experiencias más complejas del ser humano? Creo que si no escribo lo que siento, mis palabras se ahogarían dentro de mí y luego morirían; como pienso que esto es inapropiado, entonces te dejo con la voz del ser querido que creíste haber perdido, para que ahora te cuente su viaje a través de mi manera de ver la muerte.

Sigue leyendo