Una mujer semidestruída por Cristina Martin.

Qué hermosa puede ser una mujer semidestruida, brilla con la verdad decaída de una ciudad antigua y sucia, sus ojos son callejones, son territorios donde transitar para reconocerse.

Qué bellos los pechos caídos e inútiles para dar de mamar a la nada o al cielo, qué hermosa cuando llora con su lágrima azul e infinita, las ideas raras y esféricas, el ruido de su dolor atrapado en el vientre inhabitado, la luz se deforma para dar paso a esa muñeca que se deshilacha y toma forma de hembra en batalla de nadie.

Sigue leyendo

Entre tantas técnicas, ella encontró la que su alma buscaba

Con tantas técnicas a la mano, conferencistas por montón, libros de espiritualidad y demás herramientas existentes ¿Cómo saber cuál es la mejor forma de salir adelante? ¿Cómo saber cuál es la que te conviene, la que encaja justo con tú forma de ser?

Fácil. Todo lo que necesites se presentará ante tu puerta, tocará una vez o un par de veces, quizás más, y tú desde adentro sabrás si abres, si le dejas pasar o si no lo haces. En pocas palabras, lo que te conviene te buscará hasta encontrarte, porque lo que es para ti, lo que necesitas vivir, te encuentra.

Sigue leyendo