¿Se ha de cobrar el trabajo espiritual? Parte 1

Hace mucho tiempo, una mujer comentaba que se encontraba triste y confundida porque había sido bloqueada de una página en la cual se quejó por la forma en la que se hace referencia a ciertas meditaciones en venta y a su elevado costo económico en comparación con el servicio que se presta. Y justo ahora que escribo esto me doy cuenta de que no cabe duda de la perfección que existe en lo incomprensible y en el hecho de que ella atravesara por esta experiencia, ya que de todo eso se valió este texto para poder nacer. Desde este punto de vista, no me queda más opción que darle las gracias y pedirle que lea con su corazón mis palabras.

Sigue leyendo