El gran desafío de aceptarnos como somos

En una pequeña ciudad, una mujer mayor, se despierta en la madrugada, baña y viste a su hijo con capacidades diferentes. Con amor infinito lo sube al transporte colectivo, el conductor la espera, ya la conoce. Después, ella se dirige al mercado donde vende frutas y verduras para mantener a su familia.
En otro lado de la ciudad un chico se mira al espejo, con la mente llena de preguntas. ¿Por qué se siente mujer teniendo cuerpo de hombre? Sabe bien que no es gay. Es mujer!. ¿Qué sucede entonces? ¿Por qué nadie cercano parece comprenderlo?. Papá y mamá sólo hablan de no «ofender a Dios», y él no sabe qué hacer. Como cada día, se prepara para ir a clases, y allí intentará encajar una vez más.

Sigue leyendo