Comunicarte te ayudará a sanar

Toda «enfermedad» calificada como grave es causada por un suceso impactante e inesperado, que se vive de forma dramática, y a solas (la persona siente que no puede o no debe compartirlo).  Hamer (Nueva Medicina Germánica)
.
Pero no me creas a mí nada de esto, ni a Hamer que fue quien lo escribió. Simplemente tómate el tiempo para revisar tu vida o la de alguien cercano para saber si esto es verdad o mentira. Jamás creas lo que lees aquí o en algún otro lugar sin verificarlo, sin comprobarlo, sin sentir que es real para ti. Por favor continúa leyendo…
.

Sigue leyendo

Las 4 palabras que curan no se usan para pelear. Sino para conciliar.

Hace algún tiempo, en una publicación que hice sobre el aborto (la noche de las luciérnagas), una mujer comentó:

Vivi, no estoy de acuerdo contigo en tus opiniones sobre el aborto, creo que no somos quien para disponer de la vida de alguien.

Y agregó: Lo siento, perdóname, gracias, te amo.

Sigue leyendo

Miedo al futuro

El atraso de información en el que nos encontramos es tan asombroso, que decirle a la mayoría de la gente hoy en día, que lo que acaba con la vida humana repentinamente, no es la enfermedad sino el miedo, es prácticamente decirle que el elefante Dumbo existe. No lo pueden creer.

Y ese atraso de información en gran parte aparece porque siempre será más fácil mirar afuera para intentar sanar, que corregir adentro todo lo que le está haciendo sentir mal.

Sigue leyendo

Un doctor obtiene maravillosos resultados escuchando a sus consultantes

Si eres estudiante de medicina, médico o consultante, esto es para ti.

En mi opinión hay dos clases de médico: aquél o aquella que quiere curar realmente y aquél o aquella que desea trabajar, ganar dinero e irse a casa. Y hay dos clases de consultante: aquél o aquella que desea sanar realmente y aquél o aquella que por raro que parezca, necesita de la enfermedad para «vivir».

Sigue leyendo

Tú no elegiste a tu amor

Hace algún tiempo publiqué una hermosa frase de Pedro Prado (escritor chileno) que dice:

«Nadie escoge su amor, nadie el momento, ni el sitio, ni la edad, ni la persona…»

Y lo hice porque siempre me gustó cómo en un par de renglones, el autor le quitaba el velo de los ojos a los seres humanos listos, revelando una gran verdad que, viéndola de cerca y leyéndola con el corazón podría ponernos en paz con la vida definitivamente.

Sigue leyendo

Fe religiosa y 4 palabras que curan

«Es mucho lo que supone confiar en Dios. Pero Dios no se trata de confiar se trata de Ser. La confianza sólo existe cuando estás separad@ de algo.»     

—Ramtha.

En alguna ocasión publiqué una pregunta respecto de la fe (tema sobre el que escribí en mi libro 4 palabras que curan), con el fin de conocer y de aprender sobre la experiencia de quienes me leen. Mi pregunta fue:

¿Es necesaria la fe para sanar con las 4 palabras que curan?

Sigue leyendo

Méditacion 4 paroles qui guérissent (langue française)

Querid@s amig@s comparto con ustedes la meditación 4 palabras que curan en francés. Esto ha sido posible gracias a la colaboración de Claude Traube quien muy amablemente me guió para que pudiera pronunciar estas palabras en su lengua materna. El siguiente es su testimonio:

Una serie de coincidencias, de estas de las cuales sabemos que no lo son, me ha puesto hace más o menos un año en el camino de Ho’oponopono. Más tarde, porque hablo bastante bien el español, descubrí el sitio de Vivi Cervera.

Sigue leyendo

Crisis curativa (2a parte)

¿Estoy atravesando por una crisis curativa? ¿Cómo puedo saberlo? ¿Cuánto debe durar?.

Una crisis curativa es un periodo en el cual manifiestas determinados síntomas (generalmente desagradables) que puedes percibir física o emocionalmente, cuando has estado nutriendo tu cuerpo, tu conciencia o tu ser con perdón, con gratitud, con amor.

Sigue leyendo

Amar es decir lo siento, perdóname, gracias, te amo.

¿Qué significa amar?. Me pregunta una lectora.

Amar es limpiar. Dejar en orden la casa. La casa que eres tú. Limpiar es pronunciar y sentir las palabras sanadoras (te amo, lo siento, perdóname, gracias) una y otra vez, para poder apartarte del problema y que el Universo haga su trabajo sin tu interferencia.

Sigue leyendo