Aquello no era un problema era un regalo

Si con algo ayuda el tiempo es con el hecho de enseñar. El tiempo nos enseña a vivir, nos enseña a mirar, nos enseña a clasificar qué es lo que verdaderamente importa. Es por eso que quizás las partes más importantes de nuestra vida, las que mejores personas nos hicieron, fueron aquellas en las cuales caímos, nos derrumbamos, nos herimos y casi que nos quisimos ir. Así que no cambio el tiempo que he vivido en este mundo, no cambio por ningún dinero mi experiencia.

Sigue leyendo

A quienes no pueden perdonar

En una película que narra la historia de un grupo de hombres que en su niñez habían sido abusados sexualmente por sacerdotes y que se habían reunido para reclamar justicia, hay una escena impresionante. Uno de los hombres abusados cuenta cómo se presentó en la habitación del sacerdote que lo había maltratado, el cual estaba hospitalizado y esperando la hora de su muerte. Aquí está mi interpretación:

El muchacho se le acercó y con lágrimas en los ojos le habló de todo lo que había sufrido por su culpa. El sacerdote moribundo, no se inmutaba, parecía saber que esto vendría, parecía esperar la llegada de este instante y de hecho parecía estar a gusto imaginando que alguien pudiera entrar armado y le quitara la vida de un disparo. Supongo que imaginaba que eso terminaría con su dolor de estar enfermo, con la tortura de estar vivo.

Sigue leyendo