Cuando Coco, mi mejor amiga, se fue al cielo

Este es un pequeño homenaje a mi hermosa perra labrador, de nombre Coco.

Comparto contigo una experiencia que redefine mi vida y que deja una bonita huella en ella. La huella de las patitas de mi perra Coco, quien repentinamente falleció el viernes pasado por la tarde. Y la comparto porque contiene muchas cosas buenas, porque aprendí y aprendo, y porque en medio de todo lo que tú pudieras suponer en estos casos, pues estoy muy bien. Mejor de lo que yo misma esperaba.

Sigue leyendo

Shanti Nilaya

Sé que no soy la persona indicada para escribir sobre la muerte por muchas razones, y porque además creo que la muerte no existe como se piensa; pero si las palabras que tienen que ser escritas por mí, no llegan a salir, entonces ¿Qué sería de ellas? ¿A dónde irían? ¿A quién enseñarían a vivir una de las experiencias más complejas del ser humano? Creo que si no escribo lo que siento, mis palabras se ahogarían dentro de mí y luego morirían; como pienso que esto es inapropiado, entonces te dejo con la voz del ser querido que creíste haber perdido, para que ahora te cuente su viaje a través de mi manera de ver la muerte.

Sigue leyendo