En el tiempo de los girasoles

Era de mañana y estaba escribiendo, cuando de repente un girasol hermoso brotó de la parte inferior de mi cuerpo hasta llegar a florecer a la altura de mi pecho. No sé por qué sucedió esto o por qué llegó a mis sentidos y tampoco me puse a pensar mucho, así que lo que hice de inmediato fue regarlo. Bebí 1 litro de agua y le dije: Gracias por estar en mí.

Sigue leyendo