Carta de una bebé

El 5 de noviembre de 2012, me llegó una hermosa carta de una querida amiga de Costa Rica (Ester), una joven mujer con quien tuve la oportunidad de trabajar a través de mis talleres y en la que siempre noté un amoroso compromiso de cambio consigo misma. Mi querida Ester transcribió las palabras que de corazón a corazón le dictó su recién nacida hija, de nombre Victoria, para mí. Esta carta me hizo tan feliz, lloré al leerla en ese momento y de inmediato le di las gracias a la madre y le pedí su permiso para publicarla más adelante.

Sigue leyendo