Sé una amante de lo que es

«Donde quiera que estés, en cualquier situación o circunstancia, siempre lucha para ser un amante, un apasionado amante.» (Rumi).

Eso. Ser una amante de todo lo que percibimos. Esa es nuestra fuerza, nuestro valor, nuestro mérito, nuestro logro. Y lo que me parece más hermoso de la limpieza con las palabras: te amo, lo siento, perdóname, gracias, es que te convierte en esa amante apasionada de la vida, una amante impecable de lo que es. Aquello que siempre has anhelado ser.  Sigue leyendo

No te sueltes de ti

Una mujer deprimida escribe:

Vivi, cuánto me gustaría ser como tú, y vencer miedos y sobre todo aprender a amarme y valorarme pero no puedo. Sólo anhelo la muerte.

Como introducción: Las personas que me leen suelen creer que he vencido mis miedos, pero no es así. Alguien como yo conoce y valora la importancia del miedo. Le da las gracias por volver.

Sigue leyendo

Deja que la vida fluya

Antes de comenzar a escribir, antes de hacer lo que hago, había permanentemente un pensamiento/pregunta en mi mente: ¿Con qué derecho voy a enseñar algo si mi vida no está resuelta?. Y me agarré de esta pregunta por años, como una excusa oculta para no mostrarme, para permanecer allí donde todo parecía estar en calma. Mostrar las ideas que pasaban a través de mí, escribir sobre mis puntos de vista, publicar aquello en lo que creía y creo, me parecía tan inmenso, tan lejano, tan atrevido, tan distante de mí, que simplemente me creí esa historia. No tenía derecho a enseñar nada, si no tenía mi vida entera resuelta.

Sigue leyendo

Las 4 palabras que curan no se usan para pelear. Sino para conciliar.

Hace algún tiempo, en una publicación que hice sobre el aborto (la noche de las luciérnagas), una mujer comentó:

Vivi, no estoy de acuerdo contigo en tus opiniones sobre el aborto, creo que no somos quien para disponer de la vida de alguien.

Y agregó: Lo siento, perdóname, gracias, te amo.

Sigue leyendo

Perdonar es dejar ir

Hay muchas maneras de dejar ir. Y cada quien lo hará de acuerdo a la información que trae consigo, a la información que está en capacidad de recibir, y también de acuerdo con el viaje de su alma. En mi caso he tenido la fortuna de caminar al lado de personas que resuenan conmigo, como tú por ejemplo. Y esta es la razón por la cual escribo. Me gusta experimentar en la medida de mis posibilidades, la conciencia de unidad.

Sigue leyendo

Autocuración

A pesar de que no sé cómo sanar, lo hago. Lo estoy haciendo. Simplemente lo hago.

Con estas palabras comencé mi taller en la Ciudad de México hace algunos años, porque el tema fue autocuración. Lo que en mi trabajo significa: curarnos a partir de las palabras. Porque como ya he escrito antes, una(s) palabra(s) que nos hirió,  causó todo eso que ahora nos incomoda, todo eso que llamamos enfermedad. Y si una palabra lo causó, otra de mejor vibración lo puede curar.

No puedo explicarlo mejor.

Sigue leyendo

Uno

Cada uno de nosotros es un poco de todo. Esto significa que allí en los múltiples rincones de la mente, y en forma de bits de información, se encuentra la semilla de lo claro y también de lo oscuro. Que bajo determinadas circunstancias cualquiera de nosotros puede convertirse en lo más amado y también en lo más odiado del mundo.

Sí. Aunque seas practicante permanente del amor, a través de 4 Palabras que curan te amo, lo siento, perdóname, y gracias. Porque la misión de estas palabras y de «limpiar» con ellas es precisamente la de incluir, la de enseñarnos que lo contenemos todo. Tanto lo que hemos etiquetado como «bueno» o como «malo».

Sigue leyendo

Autocuración y enojo. Cómo fundirlos.

Cuando se trata de sanar, queremos resultados en un instante, y muchas veces no tomamos en cuenta que la enfermedad (o sea ese conjunto de datos atrapados) tomó tiempo en formarse, que acumulando enojos, palabras, sentimientos y culpas, llegamos a un punto en el cual es importante bajar la guardia.

Ya sé que piensas que hay enfermedades que no dan espera, sin embargo debes expandirte a la posibilidad de comprender, que quien no da la espera es la que siempre piensa, la mente. Es ella quien no está dispuesta a darte el tiempo que necesitas. La voz que te dice ¡Estás grave! o ¡Vas a morir!, entre mil cosas más. Pero esto nunca es verdad, al menos no, como lo pinta la mente.

Sigue leyendo

Sobre el discurso del rey

Cuando vi «El discurso del rey», la película ganadora del Oscar en el 2011, quedé profundamente conmovida por lo que en el transcurso de la misma, significan los miedos, los enojos, los silencios obligados, y las palabras. Es la historia de Bertie (Colin Firth), a quien una serie de sucesos lamentables, le llevaría a ascender rápidamente al trono como Jorge VI. El gran problema que enfrentó, es que desde siempre había sido tartamudo y esto le impedía por completo dirigirse a su pueblo como debería ser.

Sigue leyendo

Cuando alguien te diga que te ama

Cuando alguien te diga que te ama, no lo pongas en duda. Atesóralo, guárdalo allí en donde pones tus joyas más preciadas. El amor que llega a través de las palabras, sea como sea, es curación.


Te amo significa, te acepto, te apruebo, te abrazo, te cubro con mis alas para que la vida sea un lugar más bonito para ti. Un te amo, bajo cualquier circunstancia, ha de significar para ti, que algo más allá de las formas, más allá de las palabras, más allá de las memorias, más allá de tu historia, es una creación en tu ser. Que en cierto modo, flores hermosas crecen dentro de ti.

Sigue leyendo