Amor y trastornos alimenticios

Hace algún tiempo veía un documental en televisión sobre un grupo de chicas con problemas alimenticios como bulimia y anorexia, entre otros. Y al observar los tratamientos comprendí porqué no funcionan, porqué esto es algo que se ve tan difícil de superar. Por qué la esperanza de una curación parece estar lejana.

Resulta que estas chicas llegan a internarse a un lugar que cobra bien por sus servicios.

Entre ellos, les brinda atención permanente y les pone ciertas reglas, y dentro de ellas está la vigilancia en el comedor para que se coman toda la comida, para que consuman el medicamento, para que no hagan lo que se supone que es incorrecto en el tratamiento, etc.

Sigue leyendo

El amor mueve montañas

Cada conferencia que imparto me deja grandes enseñanzas. Sé que estoy ahí para aprender, no para enseñar como pudiera creerse. Además los encuentros con las personas son algo increíble. En el evento de junio 29 del 2014 en la Ciudad de México, mientras estábamos en el tiempo de descanso, se me acerca una mujer joven y me abraza fuertemente. Después de esto, en breves minutos me cuenta su bella historia, me da las gracias, y así mismo me pide que cuando yo lo considere, la comparta con el mundo y que lo cuente como un crédito mío, porque sin saber de su existencia, mis palabras le habían ayudado.

Sigue leyendo

Tú no elegiste a tu amor

Hace algún tiempo publiqué una hermosa frase de Pedro Prado (escritor chileno) que dice:

«Nadie escoge su amor, nadie el momento, ni el sitio, ni la edad, ni la persona…»

Y lo hice porque siempre me gustó cómo en un par de renglones, el autor le quitaba el velo de los ojos a los seres humanos listos, revelando una gran verdad que, viéndola de cerca y leyéndola con el corazón podría ponernos en paz con la vida definitivamente.

Sigue leyendo

La guerra interna

Los problemas socio económicos siempre han estado presentes en cada país. Algunos tiempos más difíciles que otros, pero de un modo u otro, siempre presentes. Sin embargo parecen tan actuales y a la vez tan eternos, que la confusión parece general y las personas perdemos el norte sin saber qué hacer. De ese “no saber” surgen el enojo y la impotencia, que a su vez ocasionan las protestas y todas esas voces que claman justicia. Y esto es algo que sucede en todas partes, no es algo que sólo sea cuestión de un país. De hecho, si es vivido por uno de nosotros, por consiguiente y a diferentes niveles, será percibido por el resto.

Sigue leyendo

Entre tantas técnicas, ella encontró la que su alma buscaba

Con tantas técnicas a la mano, conferencistas por montón, libros de espiritualidad y demás herramientas existentes ¿Cómo saber cuál es la mejor forma de salir adelante? ¿Cómo saber cuál es la que te conviene, la que encaja justo con tú forma de ser?

Fácil. Todo lo que necesites se presentará ante tu puerta, tocará una vez o un par de veces, quizás más, y tú desde adentro sabrás si abres, si le dejas pasar o si no lo haces. En pocas palabras, lo que te conviene te buscará hasta encontrarte, porque lo que es para ti, lo que necesitas vivir, te encuentra.

Sigue leyendo

Lo que esta mujer hizo para sanar memorias de lupus

Antes de que leas las palabras de una mujer que sanó por completo sus recuerdos relacionados con el lupus, te explico brevemente en qué consiste esta enfermedad:

Es un trastorno que afecta el sistema inmunológico (las defensas del organismo), impidiéndole protegerse de lo que se considera amenazante, como virus, bacterias o gérmenes; y ocasionando que destruya los tejidos que están sanos. Esta enfermedad afecta huesos, articulaciones, riñones y la piel, principalmente. A nivel médico su causa es simplemente indeterminable y su diagnóstico es «incurable».

Sigue leyendo

Cuando te hieren las palabras

Muchas veces nos preguntamos ¿Porqué tenemos relaciones que nos duelen, lastiman, intoxican, frustran o casi matan? Y mi opinión personal es que, es a través de ellas como puede desarrollarse el juego de la vida. Cada palabra, cada ofensa, cada acto deshonesto del que hayamos sido víctima, en el fondo no es más que la oportunidad que se nos da para que sanemos o limpiemos algo desconocido en nosotros, algo que ya conocemos o que no tenemos idea de que está ahí. Entonces, aprovechamos cada palabra dolorosa y pronunciamos: te amo, lo siento, perdóname, gracias. Lo hacemos sin preguntas y sin pensar en por qués, ni para qués o a quien o en donde o en como o en hubieras. Si comenzamos a hacernos preguntas nos sumergiremos más, y nos será más difícil salir de los recovecos de la mente.

Sigue leyendo