Ven como eres, memoria.

Un día como hoy nació Kurt Cobain. Un cantante y músico extraordinario, y también un ser humano con la mente muy envuelta entre las brumas. Y todos conocemos las brumas, es solo que en algunos seres humanos estas se muestran tan densas, tan espesas, tan invulnerables, que en realidad parecen muros rodeando al corazón. Y los pensamientos te dicen que no puedes, ni podrás pasar, que la paz de la que habla la gente no es para ti. Y les crees.

Entonces eso que en el mundo llaman éxito, se convierte en una carga que no deseas sostener, y la fama, el dinero, y el poder, pierden todo significado. Y todo es por una sencilla razón: nada de eso es éxito, nada de eso es poder.

El éxito tiene que ver con la aceptación de esa bruma día tras día. Y el poder tiene que ver con el amor. El éxito es una forma suave de relacionarte con tus pensamientos, con tus errores, con tu oscuridad. No importa si repartes periódicos, o eres el cantante de una gran banda de rock. El éxito y el poder tienen que ver con la forma en que miras el mundo.

Pero pocas personas conocen esto y claudican, así que por esa razón respeto profundamente cualquier elección humana, es más, continúo creyendo que detrás de cada elección humana está la Inteligencia Divina, aunque muchas veces no podamos comprenderlo. Es precisamente en lo que no comprendemos, donde está la Divinidad.

La canción que más me gusta de Kurt Cobain es Come As You Are (Ven como eres), porque siempre le he dado mi propia interpretación, que por supuesto se encuentra cara a cara con la forma en que creo hay que abordar las memorias o pensamientos conflictivos. Esta es su traducción:

Ven como eres, como eras,
Como yo quiero que seas
Como un amigo, como un amigo,
Como un viejo enemigo
Tomate tu tiempo, date prisa,
La decisión es tuya, no te retrases
Toma un descanso como un amigo
Como un viejo recuerdo
Recuerdo, recuerdo, recuerdo.
Ven cubierto de lodo,
Empapado en blanqueador
Como yo quiero que seas
Como una moda, como un amigo,
como un viejo recuerdo
Recuerdo, recuerdo, recuerdo.
Y juro que no tengo una pistola
No, no tengo una pistola.

Esta letra en palabras mías significa:

Memoria, ven cuando quieras, no opondré resistencia, porque quiero aprender a mirarte como una amiga, como un amigo, y si tú quieres, también como un enemigo, ya lo corregiré.

No importa si vienes rápido, o te tomas tu tiempo, estoy cansada de rechazarte y de temerte, estoy cansada de correr, así que lo dejo en tus manos. Solo ven, que yo aceptaré.

Ven, no importa si te presentas como una hermosa claridad, o como la más densa oscuridad, aceptaré. Y aprenderé a quererte. No estoy a la defensiva, no estoy a la defensiva. Y prometo dejar de resistirte. Lo hago ahora.

Si le escribiera una canción a las memorias erróneas, sería así. Y este es mi pequeño homenaje a Kurt Cobain, quien hoy cumpliría 52 años de edad.

Gracias por leerme.

2 comentarios en “Ven como eres, memoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s