Las memorias y tú

Las memorias son información errónea, datos que flotan en nuestra percepción, y que son compartidos con todos los seres humanos. Estos datos aparecen como pensamientos y nos van diciendo sin que nos demos cuenta, cómo debemos vivir, cómo debemos comportarnos, cómo debemos pensar acerca de nosotros mismos, cómo debemos pensar acerca de los demás, etc. Creer lo que las memorias dicen a través de lo que pensamos, es lo que nos genera un gran dolor casi que de forma permanente.

Todo está impregnado de estos datos erróneos, o sea de memorias. Aquí te pongo un ejemplo muy didáctico de cómo se comportan, y de cómo nos comportamos frente a ellas, a través de un diálogo preexistente del que no somos conscientes:

Escribí un microcuento:

No era tarde, cuando se dio cuenta, de que quien había engordado era el monstruo y no ella.

Significado del microcuento del monstruo:

Que repetimos lo que ordenan las memorias. En ese ejemplo el monstruo está gordo, pero a toda costa, la memoria intentará convencerte, de que la gorda eres tú.

Las memorias (datos erróneos) te dicen:
«A ver, repite conmigo:
Es-toy—- gor-da.
¿Lista?
Repite:
Es-toy—- gor-da.
Y luego de que lo repitas, compártelo con alguien.
Y puedes agregarle más cosas viejas ok?»

Y tú lo crees, y lo repites:
—Estoy gorda. Lo estoy. Como que hay un Dios.  Y ¿Qué más le puedo agregar?

«Que comes demasiado, que tu madre no te quiere, que no tienes trabajo, y todo lo que tienes por ahí guardado de tus ex, o de tus seres más cercanos». (Vuelve a insistir la memoria).

Y tú, ni corta ni perezosa lo repites en tu mente. En bucle.

Y las memorias felices te hacen sentir telepáticamente:
«Esoooooo. Vas mejorando. Vas a ver que si repites eso mismo a diario toda la gente que te ha lastimado, pagará con el karma. Ponte a recordar cosas feas y no te descuides.»

Y lo feo es que las memorias nunca salen de fiesta, y tampoco tienen vacaciones.
Hablan en nuestra mente, y a través de los demás de forma permanente.
Y el problema es que las gordas, las que no tienen plata,  son ellas.
No tú.

Sin embargo, regresarán al día siguiente a insistir con lo mismo hasta que llegue un día en que todo esto aparezca frente a tus ojos, y sepas, que no debes resistirlas, sino aceptarlas, y dejarlas pasar.

¿Y cómo se aman las memorias? // Simple. Solo diciéndolo.

Así nos sucede a ti y a mí, con todo. Salud, amor, dinero, etc. El tema del sobrepeso es simplemente un ejemplo, pero este es el comportamiento en general de tus pensamientos.

Puedes ampliar el tema viendo los videos que he grabado para mi canal de Youtube, que tengan que ver con las 4 palabras que curan. Ahí está todo, para eso los grabo.

Gracias por leerme. 💜

6 comentarios en “Las memorias y tú

  1. Lilia Ana dijo:

    vivi! querida! que interesante! que grato es leerte pero mas grato es aprender. sabes que me paso? el otro día estaba levantandome por la mañana puse los pies en el piso y viniste a mi, sentí que te conocia. que feliz soy de tenerte. te amo graciaas!

    Le gusta a 1 persona

  2. Alejandra dijo:

    Ni te imaginas mi querida Vivi cuanta ayuda das a mi vida dia a dia ,,estoy aveces con esos pensamientos de dolor , yo.me perdono gracias ,,,por tus bellas palabras de ayuda a mi ser ..
    Trato de que pasen mis dolores fisicos y ahora con mas intencida me perdono ,,y lo agradezco que estes enseñando a mi vida a amarme …

    Un abrazo mi bella Vivi
    Ale

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s