¿Cómo quererse a sí misma?

Cuando pierdas todo lo bueno de vista, cuando te equivoques, cuando te enfades, cuando se te olvide lo bueno que has aprendido, cuando sientas que te fallaste, o que le fallaste a alguien que amas, ahí, justo ahí, cierra los ojos, respira profundo, y di: GRACIAS. ESTOY APRENDIENDO.

Y eso es quererte a ti misma.

Si para algo me ha servido escribir, es para aprender. Con cada publicación aprendo. A través de ti, aprendo. A través de los errores aprendo, entonces no hay nada que desechar, porque todo se convierte en oro puro, en oro molido.

Tú y yo somos algo así como orfebres de nosotros mismos, o sea que nos vamos moldeando hasta mirarnos como de verdad somos, luminosos. Y por eso en cuanto cometemos un error, no nos tratamos con dureza, ni nos regañamos, incluso si nos tratamos con dureza y nos regañamos. Solo lo convertimos en oro. Cerramos los ojos, quizás por ahí baja una lágrima, y nos dirigimos a quien llora dentro de nosotros, a quien está triste que es la niña o niño interior.

Por lo que le decimos:

Amo tu manera de aprender.
Permite que de esto nazcan cosas bellas.
Lo siento.
Te amo.

Hasta que esa nena o nene internos, sonrían. Lo que significa nuestra tranquilidad de vuelta.

Ese cariño, ese amor solo puedes dártelo tú.
Nadie más.

Gracias por leerme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s