Aqueronte

Hace tiempo, el maestro @alejodorowsky escribió algo muy bello respecto de la ortografía, no recuerdo la frase exacta pero esta es mi interpretación:

«No te fijes en la ortografía de mis palabras, si ellas han sido una barca que te ha ayudado a cruzar el río».

Para mí, ese río que muchas personas hemos atravesado, es el que está antes de llegar al Hades (donde descansan los muertos según la mitología griega). El río Aqueronte (también conocido como el río del dolor). Que para mí (repito) y para esta entrada significa las aguas de la inconsciencia, lo que viene siendo algo similar a estar muerto en vida. A nuestra innata incapacidad de sabernos vivos a través de la respiración, conscientemente.

Muchos de nosotros hemos estado en el Aqueronte. A veces lo visitamos como parte de un hábito, de una costumbre. A veces olvidamos que estamos vivos. A veces recordamos de más, los viejos castigos, las heridas que no han cicatrizado, los momentos difíciles. A veces olvidamos cómo perdonarnos. A veces olvidamos al amor.

En la mitología griega,  el río Aqueronte está custodiado por Caronte, el barquero encargado de conducir a las almas que le pagan con una moneda, al Hades (descanso eterno). Cuando las almas no llevan la moneda quedan vagando en este río del dolor.

En nuestra dimensión, esa moneda, ese pago es la consciencia de la vida, de las cosas, el despertar, la palabra impecable, la sinceridad, el error amado.

El Hades es el instante sagrado, el momento presente.

Sin embargo, la parte que más me gusta de esto es que somos todo. En unos instantes Caronte y su barca, en otros el mismo río, en otros quienes nadamos en él, y finalmente el espacio/tiempo donde nos movemos. Donde una vez despiertos, podemos valorarlo todo sin clasificar.

Entonces, no te fijes en la forma de aquello que te está ayudando a cruzar el río. No te fijes en aquellas pequeñeces que te impiden dar y tomar la moneda. Y si te fijas, si uno de estos días te fijas en todo ello, considérate, llévate en tu propia barca a espacios de perdón, de tranquilidad, de amor propio. Una vez y otra vez, tenemos derecho al error y también a la redención.

Una vez más, gracias por leerme.

 

*Sitio web administrado desde el 28 de octubre del 2019 por Sofía Córdova compañera de vida de Vivi Cervera

3 comentarios en “Aqueronte

  1. Daniela dijo:

    Buen día Viví… Me encanta tu página..
    Tus artículos me hacen muy bien…
    En mi auto tengo la meditación Cuatro palabras que curan ..la escucho permanentemente…me hace muy bien…
    Gracias .. Gracias.. Gracias..
    Saludos
    Daniela

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s