El mensaje de las flores

Una sonrisa puede estar esperándote en cualquier lugar. Incluso en esos lugares a donde vas tan de prisa como la tienda. Y cuando te digo «tienda» me refiero a esos negocios pequeñitos de los barrios o las colonias, en los que consigues papas fritas, refrescos o gaseosas y lo del desayuno. El caso es que mientras esperaba afuera de una tienda a una amiga, observé cosas muy bellas como esta:

Hacía una tarde muy bonita, tranquila, y pues me senté en la parte inicial de la banca de la zona verde cercana, a observar. Ni siquiera miré el celular. Sólo observaba lo que estaba pasando. De repente 3 bellas niñas como de 4 años llegaron charlando alegremente, cada una con su trolelote (en México es maíz cocido desgranado con mantequilla, mayonesa, limón, sal, en vaso desechable. Entre otras variedades).

Las niñas venían con toda la intención de sentarse en la banca que yo ocupaba. Una de ellas me miró y sin pedirme permiso se sentó casi encima de mí, por lo que me hice a un lado. Llegó la segunda e hizo lo mismo, me moví a un lado. Llegó la tercera y pues quedé en el final de la banca. Las tres me miraban con picardía. Supuse que para ellas sucedía algo divertido.

De repente comenzaron a reírse. Comían y reían. Yo las miraba. Comencé a reírme. A los pocos minutos me reía como si tuviera 4 años y como si supiera cuál era la conversación o el chiste de las 3 pequeñas hadas. Nunca les dije nada. No cruzamos palabra. Había un lenguaje más bonito que las palabras. Las sonrisas. La mujer que las estaba cuidando salió a mirar dónde estaban. Se quedó afuera observándonos. Las 4 nos reíamos de nada. La señora en silencio, atenta nos miraba.

Llegó el momento de irme. No supe cuánto tiempo había pasado. Me levanté de la banca, les dije adiós con la mano. Ellas también.

Hacía algunos días que me había sucedido algo similar en el salón de belleza donde acostumbro ir. Estaban allí varias mujeres. Me senté al lado de una niña de 5 años. De repente tocó mi brazo derecho e hizo el ademán de que me diría un secreto. La miré, me incliné un poco y entonces me dijo: «Mira mi pelota nueva». Y comenzó una dulce conversación, mientras su tía se cortaba el cabello. Al rato todas las mujeres del salón reíamos con ella.

Entonces me dije: Tan pequeñas, tan niñas y tan poderosas. Basta con que una de ellas se siente en algún lugar a sonreír, basta con que a su corta edad, te mire sonriente, para que todas las dificultades de tu día se vuelvan insignificantes, invisibles, inexistentes.

¿En qué momento pudimos siquiera considerar la idea de estar en desventaja?

Por Dios, somos inteligencia, vida, bondad, sentimiento, amor. Y más.

Sucede igual con las flores. Una flor, por pequeña que sea puede embellecer y perfumar la hierba, la vegetación o la maleza a su alrededor. Es así como atrae colibríes, abejas, mariposas y demás. Es así como perpetúa la vida.

Es así como los humanos nos conectamos unos con otros. A veces sin palabras. Una sonrisa y ya está. Con ella estarás alegrando, alimentando, llegando a mucha gente sin saberlo. Tal vez a eso se refería Pablo Neruda cuando escribió:

«Tú me besas y yo salgo a vender luz por los caminos.»

 El resultado de un beso es extraordinario, milagroso!. En la frase de Neruda, el beso genera luz y muchos compradores de la misma. A su vez, estos compradores beneficiarán a más y más personas tal vez sin saberlo.

Y pues si eso logran los niños con su inocencia, si eso logran las flores con su perfume, si eso logra un beso, pues tú y yo podemos hacer grandes cosas todos los días. Hay momentos en los cuales no es posible porque la vida es un vaivén de situaciones de colores diversos que es preciso experimentar. Pero llegarán esos momentos donde algo muy luminoso tocará tu espíritu y lo tomarás, para después regalarlo a quien corresponda.

Esa es la magia con la que vinimos al mundo. Uno de nuestros grandes poderes. Sonreír.

Uno de estos días puedes sentarte al lado de una flor y pedirle que te cuente sus secretos. Después de quedarte en silencio, escucharás cómo te descifra la vida con su lenguaje.

Gracias por leerme.

 

*Sitio web administrado desde el 28 de octubre del 2019 por Sofía Córdova compañera de vida de Vivi Cervera

10 comentarios en “El mensaje de las flores

  1. mercedes medina dijo:

    Que hermoso mi muy amada Vivi! Gracias, yo también sonreí con el relato, y mi mente voló hacia el instante en que juntas y con Sofia en aquella playa compartimos el trolelote.

    Me gusta

  2. Ester dijo:

    Gracias Vivi por recordarnos qué bello es vivir. A veces la vida no es fácil y nos pone obstáculos, pero tú nos enseñas a superarlos. En realidad todos sabemos cómo hacerlo, pero nos dejamos superar por las circunstancias y lo olvidamos; por suerte estás tú para recordárnoslo. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Mirita De La Rosa dijo:

    Gracias Vivi por este mensaje. Oro porque seas bendecida en la forma que resulte en felicidad para ti. No puedo saber los deseos de tu corazón, pero sí sé que el gozo y la felicidad son la voluntad de Dios para ti. Por eso ahora afirmo que Dios se manifiesta en tu vida como puro gozo, como radiante felicidad.

    Doy gracias porque las circunstancias de tu vida están tomando la forma que ha de traerte sólo bien y bendición.

    Doy gracias porque el amor de Dios está dentro de tu corazón y sé que este amor es poderoso para atraer tu bien hacia ti. Te veo expresando el amor de Dios; te veo radiante con el amor de Dios. Te veo feliz, libre, gloriosa.

    Al orar por tu felicidad, yo también me lleno del espíritu de la felicidad. Sé que la felicidad de Dios es Omnipresente. Sé que tú eres bendecida con verdadera felicidad ahora. ¡Alabado sea Dios!

    Me gusta

  4. MARIA JOSEFNA PICHARDO GARCIA dijo:

    GRACIAS TE AMO ME HAS DADO UNA IDEA MARAVILLOSA SOY AMANTE DE LA HERMOSA LUNA Y SIEMPRE ME REGALA UNA SONRISA Y UNA PROFUNDA PAZ TAMBIEN AMO LA LLUVIA Y LA SIGUIENTE TORMENTA ME VOY A PONER A PLATICAR CON ELLA LUEGO TE CUENTO GRACIAS TE AMO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s