Tú no elegiste a tu amor

Hace algún tiempo publiqué una hermosa frase de Pedro Prado (escritor chileno) que dice:

«Nadie escoge su amor, nadie el momento, ni el sitio, ni la edad, ni la persona…»

Y lo hice porque siempre me gustó cómo en un par de renglones, el autor le quitaba el velo de los ojos a los seres humanos listos, revelando una gran verdad que, viéndola de cerca y leyéndola con el corazón podría ponernos en paz con la vida definitivamente.

A esa frase, ya completa de por sí, le agregué 4 palabras más:

No fue tu culpa.

Que es mi conclusión acerca de esas sabias palabras de Pedro Prado, que para las personas que las comprenden son una cura.

Y resulta que con respecto a esa publicación una lectora me escribe lo siguiente:

«Tengo una relación de pareja desde hace mucho tiempo y ha sido un desastre, siempre creí que había sido mi culpa, que había hecho una pésima elección y me castigaba con ello. Ahora con tu publicación sé que no es así. Me siento libre. Gracias.»

Ella dijo la palabra clave: libertad.

Hay una gran libertad en el saber que no decides nada, que no dispones de libertad.

¿Entonces quién elige por ti?

Pues quien se encuentre al mando: Una memoria (programa). O una inspiración.

Y la única finalidad de todo esto es que sanes algo que traes en tu memoria. Sólo de esta forma puede darse el juego de la vida.

Y es que las cosas suceden por razones que no pueden ser entendidas por la mente, sólo aceptadas por el corazón. Vinimos al mundo con una memoria llena de información por limpiar, y esa información llega a la tierra a través de nuestros ancestros, familiares y de nosotros mismos.

Para limpiar esta información deposítala en manos de quien puede sanarla. Y para ello puedes decir:

«Inteligencia Divina limpia de mí, todos estos pensamientos conflictivos. Gracias.»

De eso se trata, de liberarnos entre nosotros, y a través de nosotros.

Y si algo nos ha de quedar claro es que la Inteligencia que nos habita, no se equivoca. El mundo marcha como debe. O sea que todo está bien.

Nuestras relaciones son un gran regalo. Están allí sólo para que nosotros podamos corregir los errores que traemos en la memoria, perdonar las deudas con las que nace el alma.

Gracias por leerme.

16 comentarios en “Tú no elegiste a tu amor

  1. Mary dijo:

    Entonces mi pregunta es la culpa de haber conocido a mi pareja es por mera inteligencia divina..?? Por que vivir una relacion complicada .?y sobre todo aguantar cosas que no estas de acuerdo ..!! ( mi caso personal)

    Me gusta

  2. Inma dijo:

    Gracias Vivi. Justo en este tiempo estoy viendo por otro lado el arbol generacional. Confirma lo que dices. Yo aun no consigo saber porque he elegido las parejas que he elegido. Tampoco se como sanarlo ya que se repiten. En algun momento sucedera. Besos.

    Me gusta

  3. Alberto dijo:

    Que alivio, estaba lleno de culpas, hasta que leí tu artículo. Lo interesante es que con que facilidad nos culpamos o más todavía que rápido culpamos a los demás, incluyendo a la divinidad.
    Sólo me queda una duda, dices que no disponemos de libertad, entonces donde está el tan mentado ¿”libre albedrío”?
    Muchas gracias por tus artículos me son de gran utilidad.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Victoria dijo:

    Wowwww, qué maravilla saberlo y sentir esa liberación. Gracias !!!!
    Es hermoso descubrir que no tengo que sentirme culpable al terminar una
    relación que no es la adecuada para mí. Gracias por este artículo. Bendiciones !!

    Me gusta

  5. Ana dijo:

    Vivi me alegro saber que no fui yo quién eligió a esta persona con la que he compartido mi vida por tantos años y que como tu dices, todo es para sanar memorias…estamos sanado los dos acaso?? al mismo tiempo?..Gracias

    Me gusta

  6. emma dijo:

    Hola. Vengo leyendola por facebok y cada vez me interesa mas sus escritos. Este Tu No elegiste a tu Amor me llego al alma. Pero no logro entender la enseñanza en mi vida por una mala decision en algun momento de mi vida. Abandone una institucion por una persona que no valio la pena y al final me quede vacia. sola y casi seca. lo que mas me inquieta es que no he logrado perdonarme

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s