Cómo ayudar al planeta

La tierra se movía
bruscamente,
y el aprendiz asustado
miraba afuera:

—¿Qué pasa con la tierra?
Preguntó.

—No es la tierra. Eres tú. El movimiento es tuyo.  Sólo tú puedes detenerlo.

—Bueno, en realidad hay otras personas sintiéndolo también.

—Es que esas personas están dentro de ti.

(Explicó la maga, mientras preparaba café).

Así fue como el aprendiz comenzó a perdonar.

Gracias por leerme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s