Amorosamente respeto y acepto mis miedos

Cuando estudiaba en el colegio recuerdo que había más materias que estrellas en el cielo, así que de entrada yo ya estaba aburrida porque detestaba el sistema para evaluar la capacidad o la inteligencia de una niña o un niño. Para mí un 10 no significa(ba) nada, frente a lo verdaderamente importante, como puede ser el amor por la vida, o un acto de bondad. Desde temprana edad parecía entender que nadie podía calificar el intelecto o el valor de una niña o un niño por medio de número, letras o notas. A temprana edad comprendí, que vivir iba más allá.

Cuando el tiempo pasó me di cuenta de que esas aparentes desventajas de mi personalidad, eran parte del plan de alguien; por lo tanto fueron parte de lo perfecto. Si eso no hubiera ocurrido yo no escribiera ahora para ti. Es por eso que me amo más que nunca y me amo y me amaré bajo cualquier circunstancia, bajo cualquier prueba y en cualquier condición. Todas mis fallas, defectos y errores están contemplados en el plan divino y son la materia prima con la que se fabrica mi mundo, por eso me amo así, tal como soy. Hoy comprendo que en realidad no fueron ni son errores, porque ningún capítulo de la vida está de más.

Es por todo esto que he aprendido a honrar, incluso hasta las lágrimas. A recibirlo todo. Ya no pretendo dejar de enojarme, ni dejar de ser miedosa, ni pretendo hacer todo perfectamente. De hecho, cuando una situación me impulsa a llorar, lo hago y me renuevo, vuelvo a empezar. Si el miedo me doblega, sólo me ocupo de dar las gracias porque esto de alguna manera me conecta conmigo, el miedo me impulsa a centrarme otra vez. Sólo le hago un lugar en mi ser sin juzgarlo. He aprendido que si algo se sale de mis manos y me enojo, sólo yo puedo entenderlo, sólo yo puedo disculparlo, sólo yo puedo perdonarlo y sólo yo puedo corregirlo para seguir adelante. Con amorosa paciencia, con gran ternura, porque se trata de mí.

Los cuándos y los cómos también los limpio porque no son asunto mío, están mucho más allá de mi comprensión.

En el intermedio de una conferencia que yo impartía, se me acercó una señora mayor y me dijo al oído:

Vivi, yo tengo muchos miedos, le tengo miedo al agua, no sé nadar… y me dio risa la casualidad, así que le dije al oído:

No se preocupe que yo tengo ese mismo miedo, más otro montón y sin embargo, con todo y mis miedos me paré en frente de tod@s ustedes a dictar la conferencia, así que sólo nos queda honrarnos y amarnos tal como somos o como creemos ser. Yo la amo a usted aunque tenga esos miedos.

Ella me dio un abrazo, las dos nos reímos. Nadie más supo por qué. Fue un momento único, inolvidable, humano, sincero, feliz.

Mientras abrazas lo que tu yo pensante manifiesta, te das cuenta de que lloras menos que antes, que no le huyes a tus miedos más profundos y que no necesitas rebelarte o enojarte contigo por eso, que además ya no inviertes tanto tiempo en defenderte.

Es que todo es un pensamiento.

Cada cosa que no desarrolles de manera perfecta, cada cosa que no hayas logrado superar, cada cosa que temes, va tan perfectamente hilada con la corriente de la vida, que termina siendo perfecta para alguien y de gran utilidad para ti en algún momento que lo necesites. Aunque tu mente no pueda entenderlo, el universo marcha como debe, tu vida es como debe ser. Hay cosas que la mente no puede entender pero el corazón sí, y el tuyo está listo para esto.

Extiende este sentir a tus hij@s, a tus niñ@s, ya que son proyecciones de quien eres tú y tú eres ante todo… un ser amorosamente humano.

Gracias por leerme.

 

*Sitio web administrado desde el 28 de octubre del 2019 por Sofía Córdova compañera de vida de Vivi Cervera

28 comentarios en “Amorosamente respeto y acepto mis miedos

  1. Manuela Luz María dijo:

    Mi querida Vivi, cuando yo era pequeña, me cargaba el colegio, era extremadamente chambona (mis amigos me lo decían) y ya mas grandecita dos personas muy queridas me han dicho que soy un fracaso. Cuando recién me lo dijo mi hermano mayor, estuve semanas dolida deprimida y realmente sintiendome un fracaso; pero luego me pregunté ¿en qué fracasé? ciertamente en lo que ellos consideran importante. Según sus valores, sus parámetros para medir a las personas y la vida, muchos podemos ser un fracaso; mas, ¡ que livianos y felices vamos por la vida !obteniendo de ella enseñanzas, amigos sinceros, y una cosa importante, suelo tropezar menos en la misma piedra que los “exitosos” Cada día es un día más para alivianar mi carga de rencores, mensajes paternos, egos que no sirven para nada, y Amar. El mundo está como es porque en el colegio no te enseñan a ser mejor ser humano sino a competir con el otro. De ahí vienen todos los traumas y el vértigo de estos días mas la violencia.El competir por un reconocimiento del mundo nos hace perder absolutamente la meta y dar con nuestras flechas en el blanco. Mientras más libres de reconocimientos y premios seamos mejores arqueros nos volveremos. Con Amor, Manuela

    Me gusta

  2. nancy meza dijo:

    Hola Vivi, gracias por escribir este artículo y más ahora que estan terminando el año escolar. Mi hija estudia quinto grado, tiene 10 años y ayer me entregaron el boletín de calificaciones y paso a sexto grado con bajo promedio porque y que no domina a a cabalidad las matemáticas y el castellano y literatura. Le dije a la maestra que mi hija toca violín y flauta, solfea a la perfección y es una excelente nadadora pequeños detalles que se le escaparon a la maestra ( Según ella ) e insistio que lo que importa es que sea excelente en las clases aburridas que según mi hija se dan en el aula. Reflexione mucho durante el día y llegue a la conclusión de que es hora de ayudar a tantos niños y niñas que son irrespetados por seguir los viejos patrones que se continuan dando en las escuelas y comence a decir las cuatro palabras que curan para ayudar un poco a borrar las memorias que prevalecen en la educación. Lo siento, perdoname, gracias, te amo……… un abrazo Vivi.

    Me gusta

  3. seydi gomez dijo:

    Vivi, te comparto que coincido contigo en muchas de tus vivencias. Fui a la escuela y por alguna razón las matemáticas no fueron mi fuerte. Me esforzaba mucho para lograr acreditarlas y lo logré hasta la secundaria. En la preparatoria me fue necesario recursar matemáticas todo un semestre, no fue grato, pero aprendí!
    La sociedad nos etiqueta por nuestras habilidades o debilidades y cuando creemos lo que dicen, entonces actuamos como lo dice la etiqueta. Yo caminaba por el mundo diciendo “no soy buena para las matemáticas” hasta que descubrí que al hacerlo reforzaba mi debilidad.
    Hoy puedo ver mis flaquezas como parte de mi, de lo que soy, y puedo aceptarme y reconocerme así, esa soy yo. Puedo amarme en vez de sentirme mal por no llegar a los estandares de los que me rodean o me señalan. Vivo y disfruto repitiendo, me amo, lo siento, perdóname y gracias.
    Mil gracias, Vivi por toda la riqueza que nos compartes!
    Buen día!

    Me gusta

  4. Nina Barrios G dijo:

    Sólo agradecer infinitamente, el haberme cruzado en tu camino, leer los boletines y tus post me hacen muy bien, me tranquilizan, siento el amor de todos los amigos (as) que dejan sus comentarios, que son muy válidos, Gracias por lo que nos das, perdóname por las memorias que compartimos de dolor y te amo por ser quien eres.

    Me gusta

  5. MARCELA dijo:

    Hola vivi.Hermoso escrito: Yo nunca me ha sentido un fracaso hasta ahora. Siempre he sido muy retraida y vergonzoza y creo que ha sido por eso. Hoy tengo dos hijas divinas y no quiero que sean como yo. No es facil ser asi. Tambien he fracasado en mi matrimonio. Igual hay que salir adelante. Hoy trato de ser mas espiritual. Leo mucho tu pagina y trato de aprender un poco. Tambien empeze Ho oponopono que no se si lo hago bien….
    Pero lo hago. Te mando un abrazo!!!!! PERDON GRACIAS TE AMO LO SIENTO. GRACIAS GRACIAS GRACIAS

    Me gusta

  6. Matia Nunez dijo:

    Vivi: al leer tu reflexion, trajiste a mi mente los dias de la infancia, que para mi la escuela fue lo mejor que me paso, ya que en mi casa,a la vida era un caos total. La escuela era mi escape y tal vez era la mejor manera de demostrarme que yo valia algo. El ser buena estudiante me producia la felicidad que no encontraba en mi hogar, era mi escape a mis miedos, pero si no obtenia buenas notas me fustraba y me enojaba culpandome por no haber echo un buen trabajo y lo que es peor me embolvia en un mundo imaginario que creaba mi mente para evadir la tristeza que llevaba en mi corazon. Pero nunca en todas mis fantasias pense que mis fallas, errores y defectos fueran importantes, por el contrario siempre trate de hacer lo mejor posible para ser de las mejores y sobresalir. Ahora de adulta muchas personas me dicen que soy una “TODOLOGA”, porque hago de todo, segun mi sentir es por ayudar pero los demas no lo ven asi.

    Hace apenas unos meses que descubri el Ho’oponopono y estoy tratando de sanar, no se me esta haciendo facil, pero ahi la llevo, es dificil al ver que cuando tu cambias van saliendo personas de tu vida, lo peor es cual es alguien que tu quieres mucho. Estoy segura que cuando sane mi mente y corazon atraere a vi vida solo lo mejor para mi.

    Aaah Vivi, si supieras lo que me han ayudado leer las tecnicas de ho’oponopono y tu reflexiones, es como si supieras toda mi vida y las escribieras para mi . Gracias por todo que tengas un buen dia.

    Me gusta

  7. graciela medina dijo:

    muy buena reflexion muy buen articulo porque me muestra la vida desde otra perpectiva sin tanto miedo dolor al ir hacia el fututo ……. gracias por todo lo que nos compartes gracias gracias gracias saludos vivi buena amiga

    Me gusta

  8. bertha fernandez dijo:

    GRACIAS POR TUS REFLEXIONES QUE TAMBIEN REFLEJAN MUCHO DE LO QUE NOSOTROS TAMBIEN SENTIMOS. YO LE TENGO MIEDO A LAS CUCARACHAS POR UNA IMPRESION QUE TUVE CUANDO NIÑA CADA DIA LES TENGO MENOS MIEDO Y SIEMPRE ME PROTEJO DE NO TENERLAS EN MI CASA. GRACIAS TE AMO

    Me gusta

  9. Maria Teresa dijo:

    Vivi, EXCELENTE como siempre. Tienes un don divino indescriptible para llegar al corazon de las personas que tenemos el privilegio de leerte. La frase que mas me impacto fue la que escribiste casi al final y dice: Hay cosas que la mente no puede entender pero el corazón sí y el tuyo está listo para esto.
    Lo siento, perdoname, gracias, te amo.

    Me gusta

  10. Ana G. dijo:

    Vivi,
    Amo cómo escribes. Te he seguido en este blog desde hace 1 año ya y cada vez me gusta más. No sabes cuanto me has ayudado con cada uno de los artículos que publicas, los hago parte de mi vida.
    Gracias, te amo.

    Me gusta

  11. PILAR dijo:

    MUCHISIMAS GRACIAS VIVI QUERIDA, NO SABES CUANTO ME AYUDAS, CON TUS ESCRITOS. A TI TE MANDO A LA TIERRA NUESTRO PADRE CELESTIAL, CON ESTE DON PARA AYUDARNOS CADA VEZ A MAS PERSONAS. TE AMO MUCHO. GOTAS DE ROCIO PARA TODOS LOS QUE LEEN ESTE BLOG,

    Me gusta

  12. Ave Fénix dijo:

    Vivi! poco a poco me voy poniendo al día en tiempo y forma con tus reflexiones. Hoy.. con este maravilloso texto tuyo con el cual me identifico mucho: No me gusta que me encorseten en nada! ya me pongo ataduras yo solita jajajja.
    Te amo porque te amas así como eres! ya me gustaria aprender eso a mi también….
    Cariños desde Argentina

    Me gusta

  13. INGRID dijo:

    Querida Vivi: Gracias por refrescarnos la memoria desde tu boletín y traernos nuevamente hasta aqui. Al leer como eras de niña, ví reflejada a mi hija…
    Gracias a las 4 palabras que curan he aprendido a no presionarla! Ella tiene un problema de lecto-escritura que dicen sería dislexia. Desde la escuela nos enviaron a la Psicopedagoga y yo aprendí a tenerle mucha paciencia! Cuando la despierto cada mañana para ir a la Escuela, solo la abrazo y recito mentalmente las 4 palabras y pido a la Divinidad que limpie en mí las deudas de su alma, sus dolores y angustias. La amo asi como es y ni me molestó el Regular que le pusieron en Lenguaje. Solo sentí que no me gusta la forma en que evaluan su intelecto ó su valía.
    Esto vá a ser perfecto en algun momento de su vida…por algo está pasando.
    Gracias, Gracias, Gracias! Te Amo!

    Me gusta

    • Vivi Cervera dijo:

      Querida Ingrid… Mi mayor tesoro fue mi rebeldía, eso me alejó de la trampa social que significa el colegio o la universidad. Mi aparente fracaso como estudiante fue el regalo que me preparaba para ser quien soy. No demoré mucho en entenderlo. De modo que un día comprenderás que la dislexia (memoria compartida con los médicos o psicólogos) es sólo el nombre que se le da a las capacidades diferentes de personajes extraordinarios como tu hija. Felicidades por amarla así. Besos y abrazos. Te amo.

      Me gusta

  14. Vanina navarro dijo:

    Vivi siempre vuelvo a vos… Aunque pase el tiempo cada tanto tus palabras se me presentan y me acarician el alma… Y lo permito. Perdón lo siento te amo gracias

    Me gusta

Responder a INGRID Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s